Quiénes somos

Somos una empresa familiar y tradicional de la ciudad de Medellín que por 41 años ha prestado sus servicios de sastrería a varias generaciones, acumulando el conocimiento y la experiencia necesaria para satisfacer las necesidades de nuestros clientes.

Nuestra Historia

Nuestra empresa nace del sueño que en los años 70 inspiro a LUIS EDUARDO MARTINEZ FORONDA que fundo la SASTRERIA SAN JOAQUIN, el día 26 de Febrero de 1976.
Este hombre emprendedor oriundo del municipio de salgar (Ant), salió de su tierra donde vivía con su madre y sus hermanos en busca de mejores oportunidades de salir adelante, rumbo a la capital antioqueña tierra llena de oportunidades, donde aprendió el arte de la sastrería al lado de su hermano mayor que ya por esos años había llegado a estas tierras y había asentado su negocio de sastrería. Habiendo aprendido y con su espíritu altivo y pujante se dio a la tarea de conseguir su propio negocio, a lo cual el destino le dio su golpe de suerte con una ganancia de 6.000 pesos producto de un chance que se había jugado, el 018 número mágico para este hombre que con su meta en la mira no dudo un instante en invertir su ganancia en el cumplimiento de su sueño, fue así que empezó a buscar el lugar donde empezaría a formar y darle vida a ese anhelo con el cual había llegado a esta grata tierra.

Entre sus caminadas buscando ese lugar llego al barrio San Joaquín donde encontró un garaje a un costado de la iglesia del barrio que lleva su mismo nombre. Hablo con los propietarios del inmueble para arrendar ese espacio que le había gustado e hizo el negocio con la señora Dora Aldana de Castrillón, pagando el canón que para esa fecha fueron 1.000 pesos.

Su hermana Fanny Martinez lo apoyo como muestra de ese afecto que su madre les había inculcado desde pequeños, y le presto una máquina de coser él se consiguió otra y empezó el montaje.

Con el corazón henchido y lleno de emoción empezó a construir paso a paso el espacio para trabajar y poder sacar las mejores obras para su clientela, con la ayuda de su gran amigo y socio Oscar Vélez le dieron forma a ese espacio donde empezarían a hilvanar uno a uno los retazos de el gran sueño al cual llamo SASTRERÍA SAN JOAQUÍN.

Llego el día de abrir sus puertas y mostrarle al mundo lo que era capaz de hacer y con la ansiedad del que espera lo que no conoce, pero con las ganas en su máximo nivel, paso el día tan esperado y nada raro había sucedido. Los vecinos del sector pasaban y a duras penas se daban cuenta de que habían puesto un negocio de sastrería, con el entusiasmo siempre en alto y la fe de que sucedería lo esperado, siguió con su empeño de lograrlo y sacar adelante su negocio, fueron seis meses que le toco esperar a este emprendedor que llegara su primer cliente, durante este tiempo traía trabajo de otras sastrerías para así poder sostenerse en su objetivo.

Su gran amigo y socio inicial decidió tomar otros rumbos y decidieron emprender caminos separados pero conservando la amistad que hasta el día de hoy conservan.
El señor Orlando Pineda vecino del barrio donde se había asentado la sastrería llego con cortes de tela donde este sastre, y le pidió que por favor le hiciera unos pantalones, Don Eduardo con el profesionalismo del caso se armo de su herramienta, el metro para tomar las medidas más exactas y perfectas que nadie hubiere tomado, con el temor de tener en sus manos la responsabilidad pero con la verraquera de los hombres de estas tierras empezó su tarea de trazar, cortar, unir piezas y darles el terminado optimo a estas prendas que le habían encomendado, él sabía que su éxito dependía de este primer trabajo que le habían solicitado.

Ocho días se demoró en terminar lo encomendado y con la certeza de que las prendas habían quedado perfectas se aventuró en el proceso de llevarle las prendas al señor pineda hasta su casa, tenía y debía saber el veredicto final. Llego hasta esta casa toco sus puertas y con la formalidad del caso lo hicieron pasar para que el señor pineda pudiera lucir sus prendas, lleno de nervios espero el momento en que el señor hiciera la pasarela del caso frente a sus familiares y que estos actuando como jurado dieran su parte. Salió el señor pineda y pidió la aprobación de sus familiares a lo cual no faltaron los elogios para el ejecutor de tan excelente obra, maravillados con la comodidad y la elegancia de los pantalones que el señor Martinez había elaborado no se hicieron esperar, los trabajos y encargos para elaborar más prendas para toda la familia y recomendar al sastre de san Joaquín.

Con nuevos y buenos clientes que traían trabajos para que se los hicieran en la sastrería san Joaquín, y trabajadores que creyeron en este proyecto ya el pequeño local que había arrendado se quedaba corto para sostener y dar cumplimento al trabajo a lo cual decidió ampliarse y arrendar la casa de la esquina de la circular 5 # 68 c 23 donde hasta el día de hoy funciona la sastrería que desde 1976 a vestido y a arreglado las prendas de varias generaciones que han pasado por nuestras instalaciones.

Misión

La Sastrería San Joaquín tiene como misión atender las necesidades de reparación y confección sobre medida de todo tipo de prendas de vestir, brindándole a nuestros clientes la mejor atención personalizada y con la mejor calidad en cada uno de nuestros procesos.

Visión

La Visión de la Sastrería San Joaquín es llegar a ser una de las empresas más reconocidas a nivel nacional, posicionando cada una de nuestras marcas en el mercado y brindando siempre la mejor calidad en todos nuestros servicios.

RESPONSABILIDAD

RESPETO

HONESTIDAD

CALIDAD HUMANA

MEJORAMIENTO DE LA CALIDAD

AMOR POR LO QUE HACEMOS

SERIEDAD

COMPROMISO